A bote pronto, esto es lo que se me ocurre.

Opiniones sobre la Ley Antitabaco

| domingo, 23 de enero de 2011
Puede que ya lo hayáis leído, pero por si no fuera el caso traigo aquí un par de artículos aparecidos este fin de semana en dos revistas semanales de amplia difusión, porque creo que deben ser leídos y tenidas en cuenta las opiniones que en ellos se vierten respecto de la última cacicada de este desGobierno.

Delaten, no se priven

...la nueva ley antitabaco me parece fascistoide en sí misma y atentatoria contra las libertades...

...la mayoría de quienes encendemos pitillos somos más educados y civilizados que quienes llevan a cabo sus feroces campañas contra nosotros...

...no hay mayor humillación, para un 30% de la población –unos 14 millones de individuos, nada menos–, que verse excluidos de la sociedad por tener una costumbre -o un vicio, tanto da– a la que el propio Estado al que representan nos ha alentado durante décadas, en su beneficio y en el de la Sanidad de todos, que se paga en buena parte con los impuestos del tabaco...

...hay que señalar en seguida todo indicio de autoritarismo, por baladí que sea el asunto. Y puede que la libertad de fumar sin causarle daño a nadie –es decir, sólo entre fumadores voluntarios, lo único a lo que hemos aspirado– sea baladí. Pero no lo es, en cambio, que Zapatero y Pajín insten a los ciudadanos a actuar como delatores...

...El delator es un ser despreciable, lo saben hasta los niños, y fomentar la delación es fomentar la difamación y la cobardía...

...es el franquismo redivivo, lo que estamos padeciendo...

Todo esto no es más que un extracto del artículo de Javier Marías aparecido hoy en El País Semanal, que -creo yo- es conveniente leer en su totalidad.

Curiosamente en el XLSemanal también escribe este fin de semana Juan Manuel de Prada sobre el tema del tabaco. Esto es lo que dice:

Fumadores apestados

Consumatum est. El tabaco ha sido desterrado de la vida social española; y nos han logrado convencer de que lo han hecho para proteger nuestra salud, después de bombardearnos con una propaganda desquiciada que hace del tabaco la mayor causa de mortandad de los países desarrollados. El infarto del fumador se atribuye siempre al tabaco, no importa que haya acaecido mientras ejecutaba ejercicios gilipollescos en un gimnasio. El cáncer de pulmón del fumador se atribuye siempre al tabaco, no importa que diariamente respire los tufos de gasolina requemada que expelen los automóviles. En su cruzada antitabaquista, han llegado a afirmar que los niños que crecen en hogares donde se fuma pueden desarrollar problemas de raquitismo. Probablemente, los divulgadores de infundios tan tremebundos crecieran -como yo mismo, como casi todo el mundo- en un hogar habitado por fumadores, sin quedarse raquíticos. Pero los apóstoles de la histeria ni siquiera se arredran cuando el sentido común y los datos puramente empíricos desmienten sus truculencias; su labor -a medio camino ante la del calumniador y la del seudoprofeta jeremías- consiste, sobre todo, en sembrar el pavor entre el público más crédulo o hipocondriaco. A la inmoralidad de nuestros gobernantes no le importa el sufrimiento del fumador; le importa conseguir, mediante la elocuencia sórdida de los números, que su sufrimiento deje de estimular la piedad del prójimo, para convertirse en motivo de segregación y repudio social.

No se trata de negar los efectos nocivos del tabaco en nuestro organismo, sino de cuestionar este asedio incesante de informaciones apocalípticas. Poco a poco, estamos conformando una sociedad amilanada. La propaganda del miedo amenaza con extender una enfermedad mucho más perniciosa que las enfermedades que se pretenden combatir. Los propagandistas de la histeria no parecen intimidados por las consecuencias que su empeño antitabaquista acarreará, pero a nadie se le oculta que las manías persecutorias y demás formas soterradas de la locura que propagan sus mensajes apocalípticos crecen día tras día. Una sociedad que convierte la salud en excusa para las discriminaciones y los anatemas es también una sociedad enferma. Pero, del mismo modo que la estadística y el laboratorio se preocupan de detallar las propiedades cancerígenas del tabaco, nadie parece molestarse en analizar los desarreglos psíquicos que tales estudios tremendistas infunden en la población.

La propaganda del histerismo, no contenta con atribuir al tabaco la paternidad de todas las calamidades contemporáneas, pretende imponer la creencia de que fumar atenta contra la urbanidad, infringe las reglas de convivencia, combate las conquistas de la civilización. No basta con convertir al fumador en un apestado social; conviene también atribuirle la pertenencia a una secta que conspira contra la propia supervivencia de la sociedad. Pronto lograrán imbuirnos ese sentimiento de culpa; y cada vez que encendamos un cigarrillo nos sentiremos como el terrorista que prende la mecha de una bomba con la que aspira a diezmar la población. Pero, a la vez que el fumador es confinado en un gueto para apestados, aumenta la voracidad impositiva sobre el consumo de tabaco. Uno ya empieza a estar harto de esta retórica cochambrosa empleada por nuestros políticos, que se sirven del sufrimiento ajeno para justificar su voracidad impositiva. ¿Cómo puede justificarse que, a la vez que se criminaliza al fumador, se le convierta en principal víctima de las gabelas gubernativas? El fumador, amén del oprobio, recibe el castigo de la exacción; pero que se fastidie, que para eso es un ciudadano de segunda. Por supuesto, nuestros gobernantes saben perfectamente que estas penalizaciones rastreras que exprimen el bolsillo del fumador no disminuirán ni un ápice la peste cancerígena, pero así se engorda el famélico erario público, a la vez que se fijan los reflectores de la culpabilidad en un sector social que corre el riesgo de ser aherrojado en las mazmorras del ostracismo. Lo que quizá no sepan nuestros gobernantes es que la criminalización hipócrita del tabaco añadirá a su consumo fascinación y encanto subversivo, sobre todo entre los más jóvenes. Quizá les convendría leer a Julio Camba, aquel irónico tranquilo: «Antes el tabaco era solo un veneno y ya fumaba el ochenta por ciento de la humanidad. Ahora, y dadas las dificultades con que se suele tropezar para adquirirlo legalmente, a más de un veneno constituye muchas veces un delito y, o yo soy muy mal pensado, o pronto estará fumando la humanidad entera».

Me he permitido la licencia de resaltar algunas frases con negrita.

Como si me hubiesen leído el pensamiento, oye. La pena es que yo no sabría expresarlo tan bien.

3 comentarios:

Gatopardo dijo...

Es que el tema es tan meridiano...

jose dijo...

Y tan paralelo(s)!

Juan Nadie dijo...

Y tan cristalino y nítido y transparente...!

Olé y olé por Marías y de Prada, dos escritores cuyo estilo no me gusta, pero...

Comentaristas

Comentaristas Senovilla Sarinha Juan Nadie Anderea Logan & Lory Antonio E. Zafra Nando Moisés Mandevile Angel Cabrera Logio Javier Sanz Amio Cajander Yomisma77 Patri O.