A bote pronto, esto es lo que se me ocurre.

SOLIDARIDAD

| jueves, 8 de octubre de 2009
Este post participa en la campaña
SOLIDARIDAD,
ideada y dirigida por
Senovilla y Angel Cabrera
en la Red



Debo ser un tipo raro, porque cada vez que oigo la palabra Solidaridad mi primera sensación (casi siempre) es de espanto.

Dice la Real Academia Española en su Diccionario:
Solidaridad >>> Adhesión circunstancial a la causa o a la empresa de otros.

Mal empezamos. Si la causa del otro no me convence...

Difícil concepto el de Solidaridad.
Pero vayamos al principio de todo. ¿De dónde proviene la palabra?
Hay muchas teorías etimológicas, pero buscando por ahí, me ha gustado esta que dice que su origen es ibérico y se remonta a los tiempos prerromanos.
Resumiendo un poco:
Solidaridad, solidario, soldar y soldado parecen provenir de soldurio. Así denominaban los iberos a los guerreros fieles que seguían al jefe a toda costa llegando incluso al suicidio si este era muerto en batalla. De este concepto de fidelidad extrema surgió el término soldar (estar unido fuertemente) y soldado, como alguien que sirve al lider.
Dice Plutarco:
"Los que formaban el séquito de un caudillo debían perecer con él en caso de que éste muriese. A esta fidelidad suprema lo llamaban consagración o devoción. La mayor parte de los jefes solían tener unos cuantos amigos resueltos a este acto, pero a Sertorio le seguían millares de hombres que demostraron estar dispuestos a él". (Plut., Sert, 14)
...los solidarios lo eran porque creían que la persona a la que servían era MUY ESPECIAL, de gran talla moral, casi DIVINO.

Seguimos leyendo y nos quedamos con que los solidarios son, literalmente, "los servidores del Sol".

En fin un artículo muy interesante que merece la pena leer entero, pero dejémoslo ahí y vamos a lo nuestro.
Después de su lectura y centrándonos en nuestra época... peor me lo ponen, porque todo eso está muy bien si el jefe, caudillo o líder (llamadle como queráis) es sabio y bueno, pero puede fácilmente dar un juego perfecto al líder de turno para engañar a sus devotos o fieles pidiéndoles solidaridad para su causa o beneficio particular.

Por lo tanto, la solidaridad en sí misma es un concepto neutro, ni bueno ni malo, que depende claro está del fin al que se aplique.

Pondré un ejemplo extremo:
Las familias y amigos de los etarras son solidarios con los presos de ETA. ¿Eso les convierte automáticamente en buenas personas? Rotundamente, NO.

Cada cual se solidariza con arreglo a sus intereses, creencias o sensibilidad. Depende también de cada momento particular.
Así que no intenten insultar a nadie llamándole insolidario, porque a lo mejor no se da por aludido.

De modo que, según para qué cosas, no me pidan solidaridad, por favor.

Para terminar diré que, en general, me gustaría ser un iluso y como Lennon "imaginar":





Otras lecturas para comprender mejor el concepto de Solidaridad.

17 comentarios:

Juan Nadie dijo...

Chapeau, José. Estupendo artículo, afinado y que se sale de los tópicos que suelen aparecer como hongos en este tipo de cosas.
De verdad, me ha encantado.

Juan Nadie dijo...

Sólo una matización; la palabra "soldurio", que se aplicaba a los soldados (de ahí viene soldado) procede de "solidum", los que cobraban el solidum, que era un tipo de moneda. De ahí viene también el "sueldo", dinero que se cobra por realizar un trabajo.

Juan Nadie dijo...

Así que la palabra "solidaridad", en último término proviene de un tipo de moneda, qué ironía...

jose dijo...

Bueno, gracias por las alabanzas.

En cuanto a la procedencia de la palabra, yo no sé nada de etimología, pero si lees completo el artículo al que hago referencia, explica por qué no viene de donde tu dices.

Yo no digo cual es lo cierto porque no tengo mucha idea, ya lo he dicho, pero me gustó esta otra interpretación etimológica.

Juan Nadie dijo...

Bueno, ¿quién soy yo para enmendarle la plana a nadie? (nadie con minúsculas), pero, sinceramente,creo que este tema está suficientemente investigado. No sé, puede ser esto o lo otro, aunque lo más seguro es que quien sabe...

Juan Nadie dijo...

Perdón, rectifico: La moneda no es solidum, en nominativo es solidus

senovilla dijo...

Todos soñamos con la utopía de un mundo mejor y debemos seguir haciendolo, hoy es un día grande gracias a los post que habéis dejado.

Pronto os tendré a todos juntos.

Un abrazo.

jose dijo...

Con mi exposición he querido ser un poco el abogado del diablo, puesto que supuse que con tantos blogs dedicados al mismo tema, sería un tanto repetitivo decir solamente bondades de la palabra en cuestión.
Pero he de decir que hoy he leido cosas muy buenas por ahí.

Muchas gracias por dejarme tu comentario, amigo.

Anderea dijo...

Pues, Jose, yo prefiero una persona solidaria con alguien que una persona absolutamente insolidaria. Alguien incapaz de solidarizarse con naide (por ejemplo, su familia, sus compañeros...) es casi asocial. Prefiero no tenerlo cerca.

Un saludo.

Anderea dijo...

La canción, Jose, nos pone de acuerdo. Gracias por ella.

jose dijo...

Es que al final, "casi" todo el mundo desea estar unido a algo o alguien, porque la insolidaridad no es otra cosa que la soledad.
Y creo que hay poca gente que desee estar solo permanentemente.

Pero ya lo explico en mi comentario anterior: de natural tiendo a rechazar lo azucarado en exceso, y esta palabra se presta sobremanera.

Pero insisto, estos días he leido cosas realmente interesantes al respecto.

yomisma77 dijo...

Hola Jose,
La verdad es que tu reflexión es como para meditar largo y tendido, porque aceptar y reconocer que alguien es solidario con causas como la que mencionas de los presos de ETA se me hace muy dificil de digerir.
Es contradictorio pero a la vez me guste o no, y para nada me gusta pensarlo y menos reconocerlo, también eso es solidaridad. Aunque la causa no sea precisamente de mi agrado y no la comparta en nada.
Puff, que dilema!!
Tu enfoque me deja de piedra.
Te felicito por esta entrada que invita a la reflexión y a cuestionarse muchas cosas.
Un saludo y un abrazo :)

jose dijo...

Mi intención es justo esa que tu dices: reflexionar, pensar por nosotros mismos, pues amparándose en la palabra en cuestión, se nos engaña muchas veces.
Nos pone "blandos", y eso está bien a veces pero no siempre.
Para algo nos pusieron una cabeza capaz de razonar, pienso.

Muchas gracias por tu comentario aquí.

Angel Cabrera dijo...

¡Aún sigo descubriendo artículos sobre la solidaridad! :)

jose dijo...

Y lo que te encontrarás si lees todos los posts que se hicieron...

Es que entre tú y Senovilla la liasteis "cojonuda", si se me permite la expresión.

Gracias por pasarte por aquí y dejar tu comentario.

ACUALACTICO dijo...

La palabra solidaridad proviene del sustantivo latín soliditas, que expresa la realidad homogénea de algo físicamente entero, unido, compacto, cuyas partes integrantes son de igual naturaleza.

La teología cristiana adoptó por primera vez el término solidaritas, aplicado a la comunidadde todos los hombres, iguales todos por ser hijos de Dios, y vinculados estrechamente en sociedad. Entendemos, por tanto, que el concepto de solidaridad, para la teología, está estrechamente vinculado con el de fraternidad de todos los hombres; una fraternidad que les impulsa buscar el bien de todas las personas, por el hecho mismo de que todos son iguales en dignidadgracias a la realidad de la filiación divina.

En la cienciadel Derecho, se habla de que algo o alguien es solidario, sólo entendiendo a éste dentro de «un conjunto jurídicamente homogéneo de personas o bienesque integran un todo unitario, en el que resultan iguales las partes desde el punto de vista de la consideración civil o penal». Dentro de una persona jurídica, se entiende que sus socios son solidarios cuando todos son individualmente responsables por la totalidad de las obligaciones. Para el derecho, la solidaridad implica una relación de responsabilidad compartida, de obligación conjunta.

jose dijo...

ACUALACTICO:
Te ha faltado de copiar esto:

La solidaridad, es justa y, por lo tanto, moralmente obligatoria en todos los casos, aparte de aquellos en que la ley la contempla y la hace, también, jurídicamente obligatoria.

Podemos entender a la solidaridad como sinónimo de igualdad, fraternidad, ayuda mutua; y tenerla por muy cercana a los conceptos de «responsabilidad, generosidad, desprendimiento, cooperación, participación» . En nuestros días, la palabra solidaridad ha recuperado popularidad y es muy común escucharla en la mayoría de las esferas sociales. Es una palabra indudablemente positiva, que revela un interés casi universal por el bien del prójimo.


Y lo has sacado de aquí:
http://www.cienciaescolar.com/AIRES%20SOLIDARIDAD/1_valor_humano.htm

De todas formas te agradezco nos hayas mostrado otro punto de vista.

Saludos

Comentaristas

Comentaristas Senovilla Sarinha Juan Nadie Anderea Logan & Lory Antonio E. Zafra Nando Moisés Mandevile Angel Cabrera Logio Javier Sanz Amio Cajander Yomisma77 Patri O.