A bote pronto, esto es lo que se me ocurre.

Votar o no, esa es la cuestión.

| jueves, 18 de junio de 2009
Gran paradoja la que nos plantea el SeñorS en su blog Pensamientos Despeinados.
La copio literalmente:

Hipótesis con paradoja incluida (el aburrimiento agudiza la ociosidad y la tontería)

Se me acaba de ocurrir la siguiente situación hipotética destinada a desencadenar una paradoja inquietante: imaginemos que se realiza un referéndum para votar la cuestión de si el voto debe ser obligatorio o no. Quienes no quieran votar deberían ir a votar para no tener que votar, pero el universo se autodestruiría. ¿Qué curso de acción elige el no votante, se queda en su casa bebiendo cerveza y pensando en el final de la quinta temporada de Lost arriesgándose a que gane el sí o expresa valientemente (sin miedo a las paradojas) su voluntad de no votar, votando?

2 comentarios:

Juan Nadie dijo...

Las paradojas es lo que tienen

Anderea dijo...

De la familia, es aquella situación que vivíamos en nuestra juventud: "Bueno, vamos a votar a ver si votamos".

No sé, Jose.

Comentaristas

Comentaristas Senovilla Sarinha Juan Nadie Anderea Logan & Lory Antonio E. Zafra Nando Moisés Mandevile Angel Cabrera Logio Javier Sanz Amio Cajander Yomisma77 Patri O.